Importancia del farmacéutico en la sociedad

Importancia del farmacéutico en la sociedad

Miles de españoles atraviesan diariamente las puertas de una farmacia, incluso podemos afirmar que hay también una farmacia por cada 3.000 habitantes para garantizar una distribución geográfica homogénea, lo que permite la igualdad de acceso a la asistencia para todos.

Pero, ¿realmente conoces el papel de tu farmacéutico? ¿Sólo existe para almacenar medicamentos, validar recetas y entregar medicamentos recetados por médicos?

Tu farmacéutico, un profesional de la salud

El farmacéutico dispensario, que trabaja en una farmacia donde los medicamentos se distribuyen al público, es un profesional de la salud por derecho propio.

Licenciado y doctor en farmacia por el Estado, está inscrito en la Orden Nacional de Farmacéuticos, organismo profesional que agrupa a todos los farmacéuticos de España. Esta estructura regula la profesión garantizando el nivel de competencia de los farmacéuticos y el acceso a una atención de calidad, por lo tanto, tu farmacéutico está sujeto al código deontológico profesional.

El farmacéutico y en el marco de su profesión, tiene varios cometidos:

Comprueba la validez de la receta prescrita por el médico.

Dispensa el medicamento y se asegura de que se utiliza correctamente (por ejemplo, recordándonos los métodos de administración).

En caso de duda sobre la dosis, contraindicaciones o posibles interacciones farmacológicas en función de la afección del paciente, deberás ponerte en contacto con el médico que te recetó la receta.

Realiza preparaciones magistrales (preparaciones hechas para un paciente según prescripción médica por una determinada enfermedad) y preparaciones compendiadas, que son preparaciones destinadas a ser suministradas directamente a los pacientes de una farmacia según las indicaciones de la farmacopea, trabajo enciclopédico que enumera todas las sustancias que pueden ser utilizadas en la composición de un fármaco.

Tu farmacéutico  es un asesor de confianza

Disponible sin cita previa, es uno de los profesionales imprescindibles en primeros auxilios, ya que ofrece asesoramiento farmacéutico y lo remite a otros profesionales de la salud si es necesario (médicos generales o especializados o incluso urgencias).

Por ejemplo, si tu hijo acaba de cortarse o quemarse tu farmacéutico sabrá cómo valorar la gravedad. Si la lesión es superficial, él o ella podrán aliviar a tu hijo y brindarle el cuidado necesario, si no, te aconsejará que acudas a un médico.

Tu farmacéutico también te aconsejará sobre el uso adecuado de un medicamento con o sin receta médica, algo que se realiza muy a menudo en los productos de venta libre para tratar pequeños dolores y molestias (por ejemplo dolores de garganta, resfriados, dolores y molestias menores, etc.).

Tu farmacéutico, un interlocutor privilegiado

Si tu farmacéutico es un asesor de confianza para todas las cuestiones relacionadas con la salud, también es un interlocutor privilegiado, ya que te conoce muy bien y también a los miembros de tu familia, porque procesa y supervisa vuestros historiales médicos, os asesora y establece una verdadera relación contigo.

Su capacidad de escucha y su rigor le permiten responder eficazmente a sus peticiones, dándote un asesoramiento personalizado.

Tu farmacéutico, un profesional local

El farmacéutico es también un profesional local que garantiza el acceso a los medicamentos en todo momento, día y noche, incluyendo fines de semana y días festivos.

Estas farmacias “de guardia” están abiertas fuera de los días hábiles habituales. De esta manera, los ambulatorios hacen turnos para responder a las emergencias en cualquier momento.

El farmacéutico, un profesional de la salud local, asegura una disponibilidad permanente y tranquilizadora para todo el mundo, ya que él o ella responde a cualquier pregunta que puedas tener, te aconseja y te guía, si es necesario, a un médico de emergencia u otro profesional de la salud.

Con su alta disponibilidad, tu farmacéutico es una pieza clave en el campo de la asistencia sanitaria local, que mejora constantemente la atención al cliente satisfaciendo las expectativas del público.

Nota: Este artículo no sustituye la consulta médica o el consejo de un profesional sanitario.